Cuestiones generales sobre el estado civil

Dedicamos ahora una serie de entradas de nuestro blog a analizar la cuestión de si los títulos nobiliarios forman parte del estado civil de las personas. Lo haremos bosquejando, en primer lugar, el concepto y caracteres del estado civil.

Si los títulos nobiliarios se encuadran, dentro de la sistemática del Derecho civil, en el Derecho de la persona, resulta inevitable analizar su posible relación con la institución nuclear de este sector del ordenamiento civil: el estado civil.

En el Derecho romano las personas físicas gozaban de una serie de posiciones jurídicas denominadas status, respecto de la libertad (status libertatis), la ciudadanía (status civitatis) y la familia (status familis). Eran, pues, dichos status los que configuraban la condición jurídica de la persona, bajo aplicación del aforismo persona est homo statu civil praeditus. Estos tres estados mencionados eran los que disfrutaban de plenitud, en tanto no fuesen limitados por la capitis deminutio.

Hallamos muestra de esta concepción en nuestro Derecho histórico. En efecto, en Las Partidas este status o estado es caracterizado como el modo o manera en que los hombres están.

No encontramos concepto legal alguno del estado civil en el Derecho español vigente. A la hora de definir el mismo podríamos hacerlo como esa posición jurídica indisponible de la persona con respecto de una serie de situaciones determinadas por la Ley, que gozan de trascendental relevancia jurídica para la comunidad. Este concepto aglutina la mayoría de caracteres que configuran la institución del estado civil en nuestro ordenamiento:

– Es una consecuencia de la personalidad.
– Es indisponible para la voluntad de las partes (artículos 1814 y 1936 del Código Civil).
– En atención a la relevancia jurídica que le concede el Estado es una materia de orden público, razón por la cual en todas las acciones de estado es preceptiva la intervención del Ministerio Fiscal (artículo 3.6 de la Ley Orgánica 50/1981, de 30 de diciembre, por la que se regula el Estatuto Orgánico del Ministerio Fiscal).
– Dicha relevancia también justifica que se le dispense protección penal (artículo 401 del Código Penal) y a través del artículo 1902 del Código Civil.
– Las situaciones constitutivas de estado civil sólo pueden ser establecidas por la Ley (artículo 1 de la Ley de Registro Civil).

Si bien no existe un concepto legal de estado civil, el ordenamiento jurídico sí califica una serie de situaciones como de estado civil. Así, el artículo 1 de la Ley de Registro Civil dispone que en el Registro Civil se inscribirán los hechos concernientes al estado civil de las personas y aquellos otros que determina la Ley. Y, en concreto, enumera diez situaciones, a saber: el nacimiento; la filiación; el nombre y apellidos; la emancipación y habilitación de edad; las modificaciones judiciales de la capacidad de las personas o que éstas han sido declaradas en concurso, quiebra o suspensión de pagos; las declaraciones de ausencia o fallecimiento; la nacionalidad y la vecindad civil; la patria potestad, tutela y demás representaciones que señala la Ley; el matrimonio; y la defunción.

Nuestro despacho se encuentra especializado en la tramitación de títulos nobiliarios.

También le puede interesar:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies