Continuamos con una nueva entrada del blog dedicada a procesos judiciales sobre tramitación de títulos nobiliarios.

La sentencia que dirima la controversia en juicio declarativo ordinario puede ser impugnada por las partes, a través del sistema de recursos ordinarios y extraordinarios. En cuanto a los primeros, nos referiremos al recurso de apelación, mientras que en lo tocante a los segundos, trataremos del recurso de casación. Por supuesto, todo ello desde el punto de vista de los procesos relativos a títulos nobiliarios.

Recurso de apelación.

Regulación.– artículos 455 a 467 de la Ley de Enjuiciamiento Civil.

Resoluciones recurribles.– las sentencias dictadas en juicio ordinario, los autos definitivos y aquellos otros que la ley expresamente señale.

Órgano competente para resolver el recurso.– la Audiencia Provincial de la circunscripción del Juzgado de Primera Instancia que dictó la sentencia o el auto apelado.

La regla contenida en el artículo 455.2.1º de la Ley de Enjuiciamiento Civil, relativa a la competencia de los Juzgados de Primera Instancia para el caso de que la sentencia o el auto recurrido fuesen dictados por los Juzgados de Paz de su partido judicial, carece por completo de margen de aplicación, pues el proceso declarativo sobre títulos nobiliarios ha de tramitarse siempre en el Juzgado de Primera Instancia.

Procedimiento.- el recurso de apelación ha de interponerse ante el tribunal que haya dictado la resolución que se impugna dentro del plazo de veinte días contados desde el día siguiente a la notificación de aquélla. Si la resolución es susceptible de ser impugnada y el recurso se ha interpuesto en plazo, el Secretario Judicial lo tendrá por interpuesto en el plazo de tres días. A continuación, el tribunal dictará una providencia teniéndolo por interpuesto o, un auto, en el caso de que lo inadmita. Contra esta providencia no cabe recurso alguno, aunque la parte recurrida podrá alegar su inadmisibilidad en la oposición al recurso. Contra el auto de inadmisión, solamente cabrá recurso de queja.

Una vez interpuesto el recurso, el tribunal dará traslado del mismo a las demás partes, emplazándolas por diez días para que presenten ante el tribunal escrito de oposición al recurso o de impugnación de la resolución apelada en lo que les resulte desfavorable. Será entonces, cuando interpuesto el recurso y, en su caso, formulada oposición o impugnación de la resolución apelada, cuando el tribunal que hubiere dictado dicha resolución remitirá los autos al tribunal competente para la resolución de la apelación. Una vez recibidos los autos, el tribunal podrá señalar la celebración de una vista dentro del mes siguiente, que transcurrirá con arreglo a lo prevenido para el juicio verbal, si se hubiesen aportado nuevos documentos o propuesto prueba. En caso contrario, podrá igualmente acordarse vista, mediante providencia, siempre que el tribunal lo considere necesario o alguna de las partes lo solicite.

Resolución y efectos.– el tribunal resolverá la apelación mediante sentencia dentro de los diez días siguientes a la terminación de la vista o, caso de no haberse celebrado vista, en el plazo de un mes contado desde el día siguiente a aquel en que se hubieren recibido los autos en el tribunal competente para la resolución de la apelación.

La sentencia dictada en apelación deberá pronunciarse exclusivamente sobre los puntos y cuestiones planteados en el recurso y, en su caso, en los escritos de oposición o impugnación de la parte que los hubiere formulado. En ningún caso podrá la sentencia de apelación perjudicar al apelante, excepto en el supuesto de que el perjuicio provenga de la estimación de la impugnación de la resolución, deducida por el inicialmente apelado.

Si la apelación se funda en una infracción procesal cometida al dictar la sentencia de la primera instancia, el tribunal revocará la sentencia apelada para, posteriormente, resolver las cuestiones objeto del recurso. Cuando la infracción procesal no sea de esta índole y, además, fuere de las que originan la nulidad radical de parte o de la totalidad de las actuaciones, el tribunal así lo declarará mediante providencia, reponiéndolas al estado en que se hallasen en el momento de comisión de la infracción. La nulidad de actuaciones no podrá ser declarada si los defectos procesales pueden ser subsanados en la segunda instancia, para lo que el tribunal concederá un plazo de diez días, a menos que el defecto se pusiere de manifiesto en la vista y fuere subsanable en el acto. Una vez subsanado el vicio y oídas las partes y practicada la prueba admisible, el tribunal dictará sentencia sobre la cuestión o cuestiones objeto del pleito. En lo tocante a la subsanación, se estará a lo prevenido en el artículo 231 de la Ley de Enjuiciamiento Civil.

Contra la sentencia de apelación pronunciada por la Audiencia Provincial, las partes podrán interponer el recurso extraordinario por infracción procesal o el recurso de casación. Si una misma parte prepara ambos recursos contra una misma resolución, el recurso de casación se tendrá por inadmitido.

Nuestro despacho se encuentra especializado en la tramitación de títulos nobiliarios.

También le puede interesar:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies