Continuamos con una segunda entrada de nuestro blog relativa a los títulos nobiliarios pontificios. Damos ahora idea de las particularidades de su régimen jurídico, incluidas las que presentan desde el punto de vista del Derecho nobiliario español.

Peculiaridades de su régimen jurídico.– los títulos nobiliarios pontificios se caracterizan por una serie de singularidades propias que los configuran. A grandes rasgos, podemos sintetizarlas como sigue:

– En tanto que la Santa Sede es un Estado y, por consiguiente, un sujeto político de Derecho internacional público, los títulos nobiliarios otorgados por los Pontífices, bajo la óptica del Derecho nobiliario español, gozan de la consideración de extranjeros, en aplicación de lo dispuesto en el artículo 1 del Real Decreto de 24 de octubre de 1851.

– La carta de concesión o de sucesión recibe el nombre de Breve Apostólico o Pontificio, y es firmada por el Pontífice, siendo la encargada de su tramitación y expedición la Secretaría de Estado del Vaticano.

– Los títulos son, en su gran mayoría, vitalicios, es decir, concedidos tan solo por la vida del beneficiario, extinguiéndose al fallecimiento de éste, sin posibilidad de sucesión mortis causa.

Pablo VI, cuyo Pontificado se extendió de 1963 a 1978, bajo el que tuvieron lugar el Concilio Vaticano II (iniciado por Juan XXIII) y las reformas vaticanas relacionadas con los títulos nobiliarios pontificios– En el caso de que sean hereditarios, las normas aplicables a la sucesión serán las de Derecho pontificio. Son preferentes la varonía y la primogenitura pero la Santa Sede se reserva la facultad de conceder la sucesión en base a otros criterios. En todo caso, es usual que se evalúe la dignidad del peticionario, lo cual es una auténtica peculiaridad propia de los títulos nobiliarios pontificios.

– Las denominaciones pueden ser especiales o no, siendo habitual que las no especiales adopten el apellido del beneficiario. Así se encuentra establecido por una Real Orden de Isabel II de 7 de noviembre de 1866, tras un informe de la Nunciatura Apostólica de España.

– Los títulos nobiliarios son una distinción propia y diferenciada de las demás que otorga la Santa Sede y que, esencialmente, se refieren a su patrimonio ecuestre. No obstante, la posesión de ciertas condecoraciones pontificias llevaba aparejada la concesión del título de Conde Palatino, como dignidad nobiliaria no transmisible. Tal era el caso de los caballeros de la Orden Piana, desde que fuera instituida en 1847 por Pío IX hasta la reforma de la misma llevada a cabo por Pío XII en 1939. Lo mismo sucedía con los caballeros de la Orden de la Espuela de Oro, igualmente Condes Palatinos vitalicios, desde su fundación inmemorial hasta la abolición de este privilegio de nobleza personal en 1966 por Pablo VI.

Nuestro despacho se encuentra especializado en los trámites relacionados con los títulos nobiliarios pontificios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies